That old Feeling, Cifu

El fallecimiento de Juan Claudio Cifuentes “Cifu” pone fin a una excelsa carrera dedicada a la divulgación del Jazz en nuestro país.


Juan Claudio Cifuentes (©RTVE)

La trompeta de Miles rompe el silencio albergado en el interior de muchos oyentes. Acompañados por los metales de “Trane” y Cannonball, Philip Joe Jones junto a Paul Chambers y Red Garland construyen el acompañamiento de la obra más reconocida en la radio-fórmula jazzística. Sí, suena Milestones, pero esta vez transcurridos 15’’ la voz más afable, atrayente y erudita no se mezcla junto a la sonoridad de los boppers y coasters más afamados del jazz.

A partir de este momento, Juan Claudio Cifuentes (“Cifu” para sus amigos, es decir, nosotros, sus oyentes) tampoco interrumpe a Lee Morgan para presentarse como cada fin de semana acostumbraba. Lamentablemente, el pasado 17 de marzo partió para encontrarse con sus admirados Parker, Davis, Coltrane, Morgan o Bakley, tras ser ingresado en el hospital Nuestra Señora del Rosario presa de un ictus. Lo que jamás pensamos que sucedería, ha ocurrido.

Cosas del destino (que para estas cosas se antoja caprichoso), hace unos meses se cumplió un año de la desaparición de otro emblema de la radiofonía española, la persona que más luchó por acercar la música clásica a todos los públicos, focalizando su atención en los más pequeños: Fernando Argenta. Curiosamente, Cifu realizó una labor didáctica parecida acercándonos discos y anécdotas relacionadas con el jazz.

“Aquéllos que actualmente desarrollan una vida ligada al jazz, culpan a Cifu de haberles contagiado su pasión”

Juan Claudio Cifuentes era más que un locutor de radio. Su afición por el jazz le valió su consideración como el especialista más importante del género americano en nuestro país, aunque sus conocimientos no tuviesen cabida suficiente en nuestras fronteras. A lo largo de su carrera desarrolló varios roles en los que la joya de la música norteamericana ha resaltado como protagonista de sus intervenciones. Desde la prensa escrita, en Aria Jazz, revista editada por aquéllos que noche tras noche frecuentaban clubs como el Whisky&Jazz, a la televisión con programas en cadenas como Antena 3, Cifu nos narró su pasión por la música sincopada más ecléctica del planeta. Sería a través de su programa estrella Jazz porque sí, cuando en todos los transistores del país su voz calase dentro de nosotros evocando así las sonoridades creadas por las obras más destacadas.

En consecuencia, aquéllos que actualmente desarrollan una vida ligada al jazz, culpan a Cifu de haberles contagiado su pasión a través de la irresistible elocuencia que semana tras semana manifestaba en la FM “made in Spain”. En relación a esto, ha declarado en múltiples entrevistas que cuando salía a dar un paseo muchos oyentes “ignorantes” de jazz le paraban para agradecerle su trabajo: “Me paraban por la calle gente que no habían escuchado una nota de jazz en su vida”.

Foto: Juan Claudio Cifuentes, 'Cifu'. Foto: Comunidad Facebook CifujazzJuan Claudio Cifuentes (©Comunidad Facebook Cifujazz)

Fue la voz del jazz en Radio Nacional de España con programas en Radio Clásica y Radio3. Esto ocurrió a partir de 1998, ya que sus comienzos radiofónicos dieron comienzo en “efe eme” de Radio Popular, llevándose posteriormente Jazz porque sí a Cadena 100: “Antes que nada soy hombre de radio”. Su afición llegó por causas geográficas, y de este modo la quiso compartir con su pueblo legítimo. Juan Claudio Cifuentes nació en París, y fue en su infancia cuando descubrió que sus dos pasiones salían de un transistor: “Era una chaval que estaba en el colegio, hablaba de jazz con los compañeros, y había jazz por la radio, cosa que aquí no. Te hablo de los años 40. Lógicamente, cuando volví a España, con 20 años volvía ya contagiado, era aficionado fuerte”.

Esta relación con la música se fortalecería a causa de sus amistades, que le llevaron a interesarse por la práctica instrumental. Sin embargo, reconocería que se le daba mejor escribir que tocar, por lo que en su vuelta a España optó por lo primero. Cifu vivió la persecución que se hizo del jazz en nuestro país España, como relata en sus entrevistas: “El ministro de información y Turismo era Arias Salgado (padre), en 1961, y prohibió la palabra “jazz” en la radio. Se llamaba Melodías de Broadway para evitar la censura y lo presentaba Matías Prats (padre)”.

“Cifu reconoció su admiración por figuras como Jorge Pardo, Carles Benavent o Perico Sambeat”

Su amistad con leyendas del género americano en nuestro país (como Tete Montoliu, Vlady Bas o Pedro Iturralde), fraguada en el ambiente del Whisky&Jazz, le condujo a sus primeros programas. Desde entonces y hasta el pasado 17 de marzo Cifu alabó la excelente producción jazzística española, reconociendo su admiración por grandes figuras como Jorge Pardo, Carles Benavent o Perico Sambeat: “Jorgito (Pardo) es una especie de hijo que tengo“.

Podría decirse que su labor fue similar a la que tuviera cualquier docente. Los oyentes que sintonizábamos Radio Clásica cada martes y viernes, y Radio 3 los mediodías de sábados y domingos, no solo escuchábamos a un locutor que nos amenizaba la mañana pinchando temas que suscitaban nuestro interés musical, sino que también contextualizaba cada grabación con todo lujo de detalles. Cifu analizaba cada fraseo, cada técnica utilizada por los músicos que intervenían en sus programas. Realmente, más que programas eran estudios monográficos dedicados a figuras preeminentes de la historia del jazz. Esta dedicación le valió grandes premios que reconocieron su labor de investigación y divulgación del jazz en España. Entre ellos destacan el Ondas por su “labor de difusión y divulgación del jazz” o la Medalla de Oro al Mérito a las Bellas Artes, que le fue otorgada este año.

Se nos fue el compañero, el referente, la eminencia del jazz, pero afortunadamente su voz seguirá presente a lo largo de la historia a través de las más de 25.000 grabaciones registradas desde sus comienzos, allá por 1971. Ahora podrá disfrutar de la JAM que siempre soñó, aquélla que tanto escuchó postrado en su sofá frente a su equipo de sonido, fundiéndose con los vientos de sus admirados Parker, Davis, Morgan o Coltrane.

¡Hasta siempre maestro! “Besos, abrazos, carantoñas y achuchones múltiples”.

Miguel Ángel Ramírez

Anuncios