El Jazz de luto por Ornette Coleman

El pasado jueves 11 de junio nos dejó Ornette Coleman, el saxofonista que marcó un hito en la historia del Jazz

Ornette Coleman (©Art Maillet)

Ornette Coleman, el ganador de un premio Grammy en 2007, y un premio Pulitzer por su álbum “Sound Grammar” en 2006, sufría un paro cardíaco el pasado jueves 11 de junio en Nueva York, a la edad de 85 años. Quien fuera uno de los pioneros en el free jazz con discos como “The Shape of Jazz to Come”, considerado como uno de los mejores discos de la historia del jazz, deja un gran legado musical tras de sí. Maestro en romper las líneas convencionales de la armonía y el ritmo, y genio creador de un estilo propio, fue un intérprete capaz de transmitir la innovación de una música en la que imperan los sentimientos guiados por una serie de líneas melódicas compuestas de tal modo que llegaron a romper las reglas establecidas de la música del momento.

Coleman nació y creció en un empobrecido barrio del estado de Texas. Con 14 años, y con una gran inspiración en grandes intérpretes como Charlie Parker, comienza a tocar el saxofón, primero el alto y posteriormente el tenor, y pronto pudo hacer sus primeras apariciones en varias agrupaciones de Rythm&Blues. Ornette tocaba sin ningún tipo de pretensión económica, tan sólo con el interés de crear una música que la gente escuchara, ideal que ha conseguido mantener durante toda su carrera.

A comienzos de los años 50, abandona Texas y se dirige a Los Ángeles, donde, al mismo tiempo que reparaba ascensores, estudiaba música de forma autodidacta y en los ratos libres que su trabajo le dejaba. Fue aquí donde conoció a grandes músicos que compartían sus mismos gustos e ideales y con los que montó un cuarteto con el cual grabó sus primeros discos para el sello Atlantic a comienzos de los 60. Uno de esos discos llamado Free Jazz (una grabación de una jam sesión con una duración aproximada de 40 minutos), concibe por primera vez el nombre de lo que se conocerá como un nuevo género dentro del jazz.

Ornette Coleman (©Art Maillet)

Tras estudiar a los grandes maestros, Coleman concibe un estilo personal que huye de las complejidades y pretensiones propias que traía el be-bop y reúne elementos musicales de estilos tradicionales anteriores, como el góspel y el blues. De esta forma, realizó una fusión de géneros de forma libre y arbitraria, teniendo un gran interés en la manipulación de la melodía. Las innovaciones que realizó trajeron consigo una gran ampliación del concepto musical del jazz, llegando a ser considerado como uno de los intérpretes más revolucionarios de la historia del jazz. Sus grandes innovaciones dieron paso al nacimiento y establecimiento del free jazz, e influyeron sobremanera a la mayor parte de los grandes intérpretes e improvisadores del momento, tan importantes como John Coltrane.

En la década de los 70 Coleman formó la agrupación Prime Time; un doble cuarteto con el que comenzó a crear una música que él mismo catalogaba de “Harmolodics”, debido a la gran importancia que ofrecía a las partes melódicas, armónicas y rítmicas. Con Prime Time supo reinventarse gracias a la creación del sonido Free Punk; que se volvió más eléctrico sin perder un ápice de originalidad e ingenio.

Una de las cualidades de un artista es que nunca muere. La música y la revolución que Ornette Coleman llevó al jazz seguirán latentes durante toda la historia de la música, y por este motivo, la esencia de este gran músico, creador, intérprete e improvisador, acérrimo defensor de los derechos afroamericanos y sociales, nunca morirá.

Descansa en paz, genio.

Diego Peláez

Anuncios