La delicadeza de Mozart en las manos de Leticia Moreno

Revoluciones. Ciclo Sinfónico, No. 22
El burgués gentilhombre, TrV 228c, Opus 60, suite, de Richard Strauss
Concierto para violín y orquesta No. 5, en La mayor, K 219, «Turco», de Wolfgang Amadeus Mozart
Sinfonía de cámara, No. 1, Opus 9, de Arnold Schönberg
Orquesta Nacional de España, Leticia Moreno (violín)
Josep Pons (director)
Auditorio Nacional de Música, Sala Sinfónica, 6 de junio de 2015, 19.00 h.

La violinista Leticia Moreno junto a la Orquesta Nacional de España ofreció un concierto dentro del Ciclo Revoluciones


Leticia Moreno 

Hay conciertos con excelentes orquestas, buenos maestros, virtuosos solistas y grandes obras, pero cuando juntas todo lo anterior en un mismo programa el éxito está garantizado. En esta ocasión fueron la Orquesta Nacional de España bajo la batuta de un director de fama internacional de la talla de Josep Pons, la música de W. A. Mozart y la violinista Leticia Moreno, los ingredientes para lograr un excelente y agradable concierto que, como bien decía el programa de mano, era “para todos los gustos”.

En la primera parte del concierto se interpretó El burgués gentilhombre Opus 60, suite de R. Strauss que deleita al espectador con bellas hechiceras melodías, pero sutiles, destacando especialmente la Obertura, el Minueto y la Courante. El concierto finalizó con la Sinfonía de cámara No. 1 Opus 9 de A. Schonberg, una obra que se construye prácticamente a partir de los solos de los 15 instrumentos que la interpretan y en la que la armonía, la melodía y el contrapunto, adquieren tal fuerza que crean una estructura cristalizada en un solo movimiento. Pero, sin lugar a dudas, el plato fuerte del programa llegaba tras el intermedio: el Concierto para violín No. 5 en La Mayor K. 219 de W. A. Mozart interpretado por la gran violinista española Leticia Moreno.

Leticia comenzó su educación musical a la temprana edad de tres años en violín y piano con el Método Suzuki, ofreciendo sus primeros recitales cuando tenía solamente cinco años. En 1996 estudió seis años con el legendario profesor Zakhar Bron la Escuela Superior de Música Reina Sofía y en Alemania en Köln Musikhochschule. A los diez años terminó su educación escolar y continuó sus estudios en casa, porque la asistencia a clase no le permitía compaginar sus compromisos artísticos, ya que daba conciertos en toda Europa. Posteriormente fue alumna de Maxim Vengerov en Saarbrücken y David Takeno en la Guildhall School of Music and Drama donde recibió la más alta puntuación en la historia de la escuela por su recital de graduación. Su último profesor fue el maestro Rostropovich a partir de año 2003. A los diecinueve años obtuvo el primer premio en el concurso Kreisler tocando con la Orquesta Sinfónica de Viena el Concierto para violín Opus 99 de Dimitri Shostakovich.

Para este concierto, que debido a la plantilla que se utiliza podríamos calificar casi camerístico, la solista transmitió toda la delicadeza de la obra de Mozart con un Pietro Guarneri de 1679 propiedad de la Stradivari Society de Chicago. La violinista madrileña logró una interpretación bella, con todo tipo de colores y original, ya que las cadencias que se interpretaron en el concierto fueron compuestas por la propia solista. Al finalizar la interpretación, la violinista obsequió al público con un bis que consistió en un bello Adagio de Haydn dedicado a los niños de Nepal.

Alberto Oliver

Anuncios